Category Archives: En el Jardín de…

COCINA En el Jardín de...

¿LA MEJOR PAELLA? no lo dudes: ¡LA PEPICA!

Published by:

Desde 1898, ¡casi ayer! la mejor paella se encuentra aquí… y con el mar a unos metros.

¿LA MEJOR PAELLA? no lo dudes: ¡LA PEPICA!, ¿de Valencia?… ¡y del mundo entero!

Desde el momento en que te recibe con calidez y cordialidad Juan Fos, nieto de los fundadores de LA PEPICA, hace ya ciento y muchos años, Francisco y Josefa, te sientes en casa. Yo había asistido en Valencia a Iberflora y tuve la suerte de encontrar mesa para esa misma noche. ¡Qué alegría!

Les pedí que me colocaran en la terraza para poder escuchar el mar (no pasan coches) y sentir su brisa y aroma, era un octubre cálido y bonancible.

El parking no es problema, numerosas plazas. Tampoco el transporte. El barrio está completamente reformado, casi de estreno; lo que era un lugar bohemio, encantador y hasta cierto punto peligroso, es ahora un enclave joven, glamuroso, lleno de vida bonita.

Como llegar a La Pepica y comerse una paella desde el aeropuerto de Valencia

1. Sal del aeropuerto y toma el Metro (Linea 5) en dirección Marítim Serrería.
2. En Marítim Serrería haz trasbordo y toma la linea 9 (tranvía) en dirección Marína Reial Joan Carles I.
3. Apéate del tranvía en la última parada y verás la fachada del Rte. La Pepica a 50 metros en dirección a la playa
4. Entra en La Pepica y disfruta de su paella…

Juan Fos, hombre encantador, es nieto de los fundadores de LA PEPICA. La saga continúa…

El servicio, 10. La comida… ¡11!

Poder degustar toda clase de paellas frente al mar, con un servicio esmerado realizado por gente encantadora… como David, resulta un auténtico placer. Ellos se encargan de que te sientas como en casa, te aconsejan sus bebidas, postres, y claro… ¡sus paellas! Fueron precisamente ellos los que me vieron sediento y me obsequiaron con un delicioso cóctel de champán digno de dioses.

La Pepica esta situado en el Paseo Marítimo de Valencia, en primera línea de playa. La sala esta compuesta de un gran salón principal con capacidad para más de 450 comensales, donde es posible celebrar todo tipo de eventos… con acceso directo a la playa de Valencia y al mar mediterráneo. Pero la zona que mas gustó es sin duda su gran terraza en primera línea de playa de la Malvarrosa, para poder disfrutar de la comida y el servicio mientras observas el mar mediterráneo.

El servicio de LA PEPICA es verdaderamente esmerado y cálido. Parece que saben lo que quieres en todo momento…

Hablemos de paellas, LA PEPICA… ¡y de Sorolla!

¿Espectacular, verdad? aquí, todas las paellas son riquísimas. Esta es la de marisco, aunque la «Paella Pepica» tiene algo especial…

Creo que Valencia, su playa Las Arenas-Malvarrosa y Sorolla están ciertamente emparentadas…

Si hay un plato con solera en este restaurante ese es la Paella Pepica que debe su nombre a una anécdota que le ocurrió al gran pintor Valenciano Joaquín Sorolla mientras cenaba en la Pepica:

«Vino una noche a cenar y como no podía trinchar las gambas y cigalas las retiraron y se las pelaron en la cocina, cuando volvió al restaurante se le sirvió directamente la paella con el marisco pelado y desde entonces incluimos este plato en nuestra carta» (F.Balaguer)

UN POCO DE HISTORIA…

La Playa de Las Arenas de Valencia en los 1.800… una de esas barracas era LA PEPICA…

El restaurante La Pepica celebró en 1998 el centenario de su fundación.

Fue creado por el matrimonio Francisco Balaguer Aranda hijo de un guardabarreras procedente de Sagunto (Valencia) y Josefa Marqués Sanchís. Francisco empezó a trabajar en el puerto de Valencia, y ella como empleada en un bar que servía bocadillos a los portuarios y visitantes.

Tras contraer matrimonio, muy jóvenes, instalan su propia casa de comidas dentro del puerto, hasta el momento que tienen que retirarse del recinto portuario. Ya fuera, continúan sirviendo a los mismos clientes bocadillos y bebidas refrescantes en un carro.

Fue el Rey Alfonso XIII quien otorga a Francisco Balaguer y 44 más la concesión de poder instalar a la orilla de la playa sus barracones de madera para servicio de bañistas. Antes de otorgarles la concesión definitiva y construir en obra, se sorteaban cada año los lugares de ubicación en la casa del pueblo. Se montaba en Junio y se retiraba en Septiembre.

El año 1923, el ambiente meteorológico continuaba siendo muy veraniego y no se retiraron a su fecha y un temporal en octubre arrasó todos los barracones instalados. Al siguiente año ya se construyó en obra ajustandose al sorteo de aquel año, en el lugar donde hoy se encuentra.

Actualmente en La Pepica, los nietos de los fundadores continúan sirviendo con cariño a sus amigos y clientes con el buen hacer que les enseñaron sus antepasados.

En el Jardín de... Imagenes del Jardín de Pepe Plana Paisajismo

Published by:

LA ESTACIÓN DE OTOÑO

me gusta otoño por los crisantemos
Me gusta otoño por, por ejemplo, los crisantemos

ES, SIN DUDA, MÁGICA…

La estación de otoño es mágica… Tal vez te parezca exagerado, ¿por qué es mágica?…

Tal vez porqué parece que de cualquier recodo de cualquier camino va a salir un duende para regalarnos una Amanita muscaria; seta alucinógena, sí, pero ante todo bellísima y evocadora de lo mágico, por ejemplo una casa de magos enanos del bosque, donde se halla escondida una niña que huye de un hechizo…

Pero ante todo la estación de otoño es mágica porque en ella suceden cosas bastante increíbles, difíciles de entender y demostrar, y siempre atractivas y magnéticas.

Una de ellas es el cambio de color de las hojas

Evonymus alatus con su librea otoñal…
Morera (Morus alba) en pleno otoño, antes de perder sus hojas en pocos días…
Imágenes salidas de la paleta del mejor pintor… (árbol de Júpiter (Lagerstroemia indica).
GALERÍA DE COLORES EN EL JARDÍN DE OTOÑO
En el jardín de otoño se pueden encontrar todos los colores a la vez. Es una galería de belleza y sensaciones.

LOS ÁRBOLES Y LA ESTACIÓN DE OTOÑO…

A pesar de que el otoño llega con acusados descensos de la duración de la luz diurna y de la temperatura, también lo hace con un despliegue de colores extraordinario. El año en que octubre y noviembre vienen tranquilos, sin fríos duros y bruscos que quemen las hojas con rapidez, los árboles de hoja caduca van cambiando poco a poco de color hacia sorprendentes rojos y amarillos.

Y es que, en caso de que estos gigantes de la naturaleza continuaran con su verdor en invierno, en cuanto llegaran los hielos tendrían los días contados. Se impone desembarazarse de esas hojas verdes y tiernas, completamente inermes ante la helada. ¿Cómo? cortando el paso de verde clorofila y dejándolas morir.

Con los troncos desnudos, ¡ya puede hacer frío!, que sólo conseguirá apretar la madera y darle consistencia, duración y belleza

El árbol, (éste en particular es el famoso roble del campo del Moro de Madrid, uno de los árboles más bellos de la ciudad), es el gran protagonista de la estación de otoño…

¿POR QUÉ CAMBIAN DE COLOR LAS HOJAS?

Eso, ¿por qué? siempre he deseado que alguien me lo explique, pero como nadie lo hizo nunca, he tenido que escribir este post para aclararme y aclararos el fenómeno (en la revista Mi Jardínhttp://www.revistamijardin.es ya lo he hecho varias veces, no creáis, y en cada conferencia otoñal, lo calzo)…

Cada hoja tiene en la base de su peciolo una especie de grifo o válvula que corta el paso de savia en cuanto detecta que el otoño ha llegado (días fríos, cortos y oscuros…). Al no pasar savia, no puede haber verde clorofila y se abre la veda para que aparezcan colores que cada hoja tenía ocultos en el interior de sus células.

Aquí tenéis para vuestro deleite, entonces, las rojas antocianinas, los amarillos carotenoides y otras muchas sustancias sustancias que tienen las hojas ocultas bajo la dominante y verde clorofila para cambiar de color ahora. Las innumerables combinaciones entre todos estos componentes son las que nos ofrecen, nos presentan, otoños mágicos, memorables, deliciosos…

Granado (Punica granatum, delante) y piruétano (Pyrus bourgaeana); por separado maravillosos, juntos INSUPERABLES.
La estación de otoño
Los arces japoneses (Acer palmatum), atracciones de primer orden en todos los otoños…

Algas filamentosas En el Jardín de... Estanque y sus secretos

EN EL JARDÍN, ALGAS FILAMENTOSAS DEL ESTANQUE

Published by:

ALGAS

En el jardín, con un par de botas de agua, un rastrillo y algunos sencillos trucos, podrás controlar a las incómodas Algas filamentosas del estanque.

El estanque del jardín, exactamente igual que el acuario del salón de casa, se erige en muchas ocasiones en la gran atracción de propios y extraños; la verdadera, divertida y enriquecedora televisión de y para todos. Ahí se está formando y transformando continuamente y ante nuestros ojos… ¡la vida! 
Las Algas deslucen el conjunto y como resultan más perjudiciales que beneficiosas, es mejor mantenerlas controladas, bajo mínimos. 
Es fácil y divertido, no te lo pierdas. Si tienes alguna consulta pincha aquí

Continue reading

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies