Tags:
Autor DECORACIÓN DE PATIOS EN EL BARRIO DE LA CONCEPCIÓN

Decoración de patios en el Barrio de la Concepción


Decoración de patios en el Barrio de la Concepción

Hay cosas que están ahí siempre y en las que, precisamente por eso, apenas nos fijamos, como la Decoración de patios del Barrio de la Concepción. Me sucede cada vez que paso por el gingo (Ginkgo biloba), rodeado de cedros del Líbano (Cedrus libani) y magnolios (Magnolia grandiflora), de la Plaza de la Lealtad de Madrid, frente al Hotel Ritz, me quito el sombrero ante tanta belleza… cuando me acuerdo y me fijo.

Te mostramos una manera diferente de descubrir una zona de la capital a través de alguna decoración de patios, que hemos fotografiado para ti.


Los jardines pequeños del Barrio de la Concepción (patios-joya para mi), concretamente de la primera fase de esta privilegiada zona del norte de la capital, están llenos de encanto y magia. 
Ya desde la embrionaria proyección a mediados del XIX, se contaba en las noticias que se pensaba crear “una colonia a media legua de Madrid, donde hay buenos aires y buenas aguas, con cincuenta casas, cada una con su parterre y jardín.
A Arturo Soria, cuando diseño su Ciudad Lineal a finales de mismo siglo, le encantó la idea. Fue a mediados de los cincuenta del siglo pasado cuando el constructor más decisivo de aquellos tiempos, José Banús, acometió la creación del Barrio de la Concepción como lo entendemos hoy en día. Él conjugó habitabilidad, con precios y estética para sorprender a todos con un barrio alto, fresco, verde y luminoso.

No falta ni el césped en la decoración de patios.

A la hora de los diseños de jardines, de la decoración de patios  no es frecuente la presencia de césped, ya que uno de los enemigos a batir en áreas tan urbanas como estas es la humedad, que se acrecienta grandemente con el necesario riego de una pradera. Pero ya ves, en éste, abierto hacia un chaflán entre dos calles y bien soleado, no hay ningún problema para disfrutar del color, el frescor y el control del polvo que consigue la hierba.  En primer término, un lino de Nueva Zelanda (Phormium tenax “Variegata“) da paso a una colección de Coníferas variadas, con el protagonismo de un par de abetos rojos (Picea abies “Excelsa”), posiblemente rescatados de la Navidad de algún vecino.
Entrañable…

ARAUCARIA, de las poquitas de Madrid…

Relativamente abundantes en todo el litoral ibérico, donde descollan sobre cualquier obstáculo sus ápices de gran altura, las araucarias o pinos de Norfolk (Araucaria heterophylla) son árboles prácticamente extintos de su hábitat primigenio, Nueva Zelanda, donde quedan muy escasos ejemplares.
Sin embargo, los descendientes de estas Coníferas, obtenidos a partir de multiplicaciones por el hombre, pueden considerarse cosmopolitas y se encuentran en todos los rincones del globo, junto al mar.
En Madrid (350 km del mar más cercano) hay muy pocas araucarias y, ya ves, alguna de ellas se puede contemplar en la Decoración de patios en los Patios-joya del Barrio de la Concepción.
De este modo, estos enclaves se convierten en verdaderos jardines botánicos de esas especies de siempre, muy antrópicas y queridas.

 Decoración de patios al servicio del vecino

Observa los diseños de jardines de este patio, demoledoramente popular y fuera de “reglas estéticas”.
No se puede negar que cumplen un objetivo práctico de primer orden, que es el acceso libre y la utilización, tanto para el paseo como para la estancia, cómoda y agradable. 
Piedras de coquera que protegen arbustos, concretamente un par de rosales. Una drácena del mar de Tasmania (Cordyline australis), unos arces americanos (Acer negundo)…
La falta de coherencia a la hora de escoger especies, viene dada por el paso del tiempo; y claro, por el paso de un presidente de la comunidad de vecinos a otro…

PALMERAS EJEMPLARES Y MUCHO MÁS

Llama la atención en la decoración de patios  del Barrio de la Concepción,  siempre situados en calles con nombres dedicados a distintas vírgenes, la presencia de cultivos estacionales cuidados por los vecinos responsables de su plantación.
Por ejemplo, este grupo de azucenas blancas en primer término (Llilium candidum), que hay que regar y entutorar cuando aún no son necesarios los trabajos generales de jardinería, y que hay que cortar tras la floración para que continúen su devenir en forma de bulbos en las entrañas de la tierra.
Pero además en este patio podemos encontrar dos palmeras ejemplares. Detrás, la palmera excelsa (Trachycarpus fortunei), de las pocas Palmáceas autóctonas europeas, y una estupenda palmera datilera (Phoenix dactylifera) delante, aún joven.
En medio, un seto bajo de aligustre (Ligustrum ovalifolium) que separa ambientes y agranda el espacio.

PURO ESTILO ISLÁMICO

No sé si recuerdas el Parque de El Retiro de Madrid a mitad del siglo XX, antes de comenzarse sus reformas para añadirlo a una especie como de estilo paisajista inglés, a base de césped y más césped.
El Retiro estaba configurado por parterres rellenos de vivaces y tapizantes, enmarcados por aligustre y regados por las típicas acequias o “caces” árabes… Más o menos como este Patio-joya del Barrio de la Concepción.
El seto divide el patio, ya que pertenece a dos comunidades, y en este país cada cuál tiene que tener, poseer, ser propietario de “lo suyo” (grave error). Pero además, y por casualidad (o no, tal vez seamos más “moros” de lo que yo creo), el seto da una imagen islámica de primer orden.
Dentro de sus confines, el súper mediterráneo laurel, laurel noble o “laurel salsero” (Laurus nobilis), indica dónde nos encontramos y qué es lo que funciona aquí, lo mismo que nos cuentan la palmera de la reina o la adelfa, o la hiedra.

Un pequeño parque, decoración de patios 

Desde el momento en que encierras un parterre del jardín entre borduras o setos, creas pequeños parques sin relación necesaria con la casa (ya sabes que la diferencia entre parque y jardín es que este último siempre acompaña a una casa; en cambio un parque es una área de esparcimiento en medio de “ninguna parte”).
Aquí, los vecinos se independizan de la edificación y separan, segregan el área entre ladrillos mediante un seto de aligustre de hoja caduca (Ligustrum ovalifolium).
En su interior, siembran césped y plantan árboles, con la clara intención de que pueda cumplir las funciones de zona verde, fresca, limpia y sombreada.
Parece un milagro, un logro casi imposible, un oasis de vida entre ladrillos y ladrillos.

MEDITERRÁNEO, MAR ADENTRO

Al clima madrileño se le denomina “mediterráneo continentalizado”, ya que pese a que los inviernos son horriblemente fríos y cortantes, y los veranos ardientes y secos, el Mare Nostrum siempre hace acto de presencia condicionando su biodiversidad. 
Aunque pretendas plantar durante toda tu vida un jardín de atlánticos rododendros y brezos, siempre acabarás encontrándote con que lo que sobrevive, incluso con que lo que se mantiene boyante y feliz son cosas, especies como las que dominan este patio tan frondoso y bello.
Ya el murete revestido de hiedra (Hedera helix) dice lo sombreado que pasa el día. Después, de derecha a izquierda, todo son plantitas del mediterráneo o completamente adaptadas: níspero, celinda, olivo, adelfa, tamarindo   Detrás, el cromatismo tipo de estas edificaciones, que están pasando de populares a clásicas.

Barrio de la Concepción (Plaza Virgen del Romero). Todo un clásico… popular.

Fotos: Covadonga Gala

comments

  1. Sandra Gómez

    Muy interesante y bonito, hermosos jardines, gracias por compartirlos, es una forma de recorrer y conocer su bello país, desde Argentina, un afectuoso saludo.

  2. Maria

    Me ha encantado el reportaje; tengo la suerte de vivir en la C/Virgen del Castañar y me da mucha pena que no halláis sacado una foto de mi jardín joya. Un cordial saludo

  3. Julian Plana Merino

    Hola chicos!! Magnífico trabajo.
    Se me ocurre que muy cerca del Barrio de la Concepción, está la calle San Marcelo con sus recovecos y zonas ajardinadas. Llegué a escuchar a un vecino que llevaba viviendo allí toda la vida, que el arquitecto había diseñado el barrio otorgando el 50% del espacio a los jardines. Saludos.

Deja un comentario

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

93 − = 88

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies